« Volver a Inicio

Son aquellas investigaciones que van dirigidas no a la identificación o verificación de la enfermedad o baja laboral, sino a si durante esa baja el trabajador o trabajadora desarrolla alguna actividad laboral, sea del tipo que fuere.

Las falsas cifras de ausentismo le cuestan a la Seguridad Social mil millones de euros al año. En España, más del 20% de las personas que están de baja fingen estarlo para prolongar su baja o para recibir una compensación.

Las historias de estas estafas son de lo más variopintas:

  • Defraudadores que trabajan «de extranjis» en la misma empresa o en otro negocio estando de baja
  • Supuestos afectados que realizan actividades imposibles según su condición (una cojera que se cura de repente para realizar una maratón; una persona impedida por mareos que redondea su nómina como tripulante de barco; otra que no puede moverse pero que es la que más salta en las fiestas…).

Las investigaciones de los detectives sacan a la luz al defraudador en cerca de la mitad de los casos, lo que resulta en el despido del empleado.

Las compañías de seguros están dispuestas a contratar a un profesional especializado en casos de fraude: las compañías de seguros reciben una devolución de 48 euros por cada euro que invierten en la investigación del fraude.

« Volver a Inicio