« Volver a Inicio

Las investigaciones por fuga de menores son las que tienen por objeto localizar a los menores, no emancipados, en caso de abandono del domicilio familiar sin el consentimiento de los padres o tutores.

El perfil que prevalece en los informes policiales corresponde a los jóvenes internados en centros de menores y a los extranjeros no acompañados, aunque otra categoría muy frecuente es la de los jóvenes que se escapan voluntariamente de su casa y que «resuelven ellos mismos la inmensa mayoría». 

Motivos por los que se fuga un menor

Detrás de una fuga siempre hay un motivo que los hace sentir mal:

  • Problemas de coexistencia con la familia, típicos de la edad, que llevan a huidas cortas de dos o tres días.
  • Situaciones de violencia familiar y abuso o incluso presión de terceros, especialmente en el contexto de parejas con violencia de género.
  • Son captados por redes de explotación de jóvenes. Este caso es muy raro en España, aunque se empiezan a detectar casos nacionales.

« Volver a Inicio