« Volver a Inicio

La insolvencia es una situación en la que la persona afectada pierde toda capacidad de producir o recaudar dinero. Esto les impide responder financieramente a sus deudas u obligaciones. Dependiendo de la gravedad del problema, la insolvencia punible puede arruinar a las empresas, familias, etc. y a menudo causa un ciclo interminable de deudas difíciles de recuperar.

El problema surge cuando personas u organizaciones pretenden fingir esta situación para evitar algún tipo de responsabilidad económica. 

Cuando un deudor trata de evitar pagar a su acreedor, por ejemplo en el caso de un contrato de arrendamiento urbano, o incluso en el caso de un divorcio disputado, muchos padres que están obligados a pagar ciertas pensiones alimenticias o de compensación, fingen no recibir ningún ingreso para evitar pagarlas, etc.

Los detectives privados investigan la solvencia de los deudores aplicando diferentes técnicas de trabajo. Desde consultas de bases de datos, Redes Sociales hasta investigaciones de observación del sujeto, con el fin de complementar el informe demostrando su estado y ritmo de vida.

Cuando se investiga a una organización, normalmente el trabajo del investigador privado es tratar de probar la continuidad del negocio del deudor. Esto requiere la investigación no sólo de las personas, sino también del entorno empresarial, es decir, de la producción, los procesos comerciales o industriales, los proveedores, los servicios, etc., a fin de demostrar la continuidad empresarial del deudor.

« Volver a Inicio