« Volver a Inicio

Son aquellas investigaciones que están dirigidas a la obtención de pruebas y testimonios suficientes como para poder afirmar, sin lugar a dudas, que lo que fue arrendado como vivienda está siendo utilizado para otros fines distintos a los mencionados en el contrato de arrendamiento.

El objeto del arrendamiento y la actividad para la que se concede se indicarán en el contrato correspondiente. En el caso de las viviendas, se indicará que el alquiler es para viviendas particulares y, en el caso de los locales industriales y almacenes, la actividad a realizar en ellos.

Si el bien alquilado se utiliza para fines distintos de los acordados en el contrato, se considerará un incumplimiento de contrato y, por lo tanto, constituirá un motivo de rescisión del mismo.

Arrendamientos de Viviendas:

Según la Ley de Arrendamiento Urbano, es aquel arrendamiento que recae sobre una edificación habitable cuyo destino primordial sea satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario (artículo 2 LAU).

Arrendamiento para uso distinto del de Vivienda:

Teniendo en cuenta El artículo 3 en su apartado 1 de la LAU, son todos aquellos que no encajan dentro del concepto de vivienda, naturalmente siempre que recaigan sobre una «EDIFICACIÓN«, pero que no necesita que sea «habitable«.

Tendrán la consideración de arrendamientos para uso distinto del de vivienda los siguientes:

  • Los arrendamientos de temporada (verano o cualquier otra).
  • Los arrendamientos celebrados para ejercer en la finca cualquiera de estas actividades:
    • actividad industrial.
      actividad comercial.
    • actividad artesanal.
    • actividad profesional.
    • actividad recreativa.
    • actividad asistencial.
    • actividad cultural o docente.
« Volver a Inicio