« Volver a Inicio

Desde el momento en que el cliente contacta y expone su problema y las circunstancias especiales del caso, entre ambos estudiamos aquellos aspectos que se consideren de interés para la posterior investigación.

Después de este primer análisis exhaustivo, se pasa a la planificación y metodología de trabajo de la Investigación, donde se plantearán una serie de acciones: cuántos detectives intervendrán, los resultados que perseguimos, un calendario de trabajo y un presupuesto del total de la Investigación.

Una vez que el cliente acepta nuestra propuesta de Investigación, de manera inmediata, y según el calendario de trabajo fijado, se inicia el desarrollo de la Investigación.

El detective privado ha de realizar, como primera medida, un reconocimiento previo tanto del barrio donde viva el investigado como del lugar del trabajo así como de aquellos lugares que, según nuestro cliente, frecuente el investigado con mayor asiduidad.

Debemos adaptarnos al medio ambiente de la zona donde viva el investigado y al resto de los lugares que éste frecuente, no destacando por vestimenta, tipo de vehículo utilizado, edad del personal destinado a la investigación, etc.

El cliente conoce en todo momento la evolución de la investigación ya que el detective o detectives privados que intervienen comienzan a reportar informes diarios

Una vez concluido el servicio de investigación, se emitirá el correspondiente informe final, que contendrá todos los datos e información obtenidos durante el desarrollo del servicio. Se acompaña de la documentación, fotografías, vídeos y todas las pruebas necesarias obtenidas durante la investigación y recopiladas por nuestros investigadores, manteniendo siempre el secreto profesional y garantizando una reserva absoluta de la información obtenida.
Si es necesario, el informe será ratificado ante el Tribunal de Justicia, con la presencia de todos los investigadores que han intervenido en el servicio que se les ha confiado.

« Volver a Inicio